Mindful Beauty, la belleza del ahora

Hace tiempo que resuena entre los consumidores y grandes marcas cosméticas el Mindful Beauty pero, en plena pandemia mundial, me resulta más importante que nunca explicar en qué consiste.

El Mindful Beauty mezcla la idea de cómo el Mindfulness puede ser un aliado de tu belleza, tanto exterior como interior. Se basa principalmente en desconectar de tu rumiación mental y reconectar con el mundo que te rodea y con quien realmente eres. Te enseña a vivir el presente, aun cuando el presente te muestre algo que no quieres ver o sentir, que no quieres vivir. Pone a tu alcance el poder del ahora prestando atención a este instante. Cada instante. Cada letra que escribo es presente y en milésimas de segundo es pasado. Se trata de entender que la vida solo sucede ahora.

En el ahora solo está la textura de este teclado, la fuerza con la que presiono cada tecla, el sonido del mar que escucho mientras teletrabajo, el olor a café recién hecho y la ligera brisa que entra por la ventana. La brisa que roza mi pelo ahora…ahora…ahora. Mientras escribo, nada debería distraerme, pero me vienen a la cabeza las últimas noticias sobre los contagios. La mente es así de caprichosa, no es que funcione mal… es así.

Invade tu mente con ideas locas, recuerdos, fantasías, preocupaciones, miedos…

Pocos saben algo que el Mindful Beauty tiene muy claro: Tu mente no eres tú. Por lo tanto, lo que tu mente piensa de tu belleza no es real. En realidad, nada de lo que piensas sobre cualquier cosa es real, sino una interpretación basada en experiencias, en definitiva: es pasado.

 

EL DESPERTAR AL MINDFUL BEAUTY: DESCUBRE LA BASURA MENTAL

¿Alguna vez te has parado a observar tus pensamientos? No te voy a mentir, escuchar tus pensamientos puede ser duro al principio, porque oirás toda clase de basura mental.
Por eso te propongo un reto fácil de iniciación: Ponte delante del espejo y escucha un poco qué pasa por tu mente…

No te quiero spoilear lo que yo llamo “El despertar” pero lo que ocurrirá será que mirarás a grandes rasgos todo tu cuerpo y justo te fijarás en aquello que no te gusta de tu cuerpo, al que por supuesto dedicarás el 90% de tus pensamientos. ¿Crees que serán pensamientos amables?

La mente genera unos 60.000 pensamientos al día, el 95% de ellos son repeticiones y el 80% son negativos. Haz el cálculo de cuanta basura mental generas y peor aún, te repites diariamente como un mantra budista.

Pon un poco de atención durante el día a tu mente: ¿Cuál es tu mantra mental? Empieza a conocer qué te está apartando del ahora. De la realidad. De ser tu misma, tal y como eres.
Revisa desde hoy cuáles son tus pensamientos y actúa de una forma muy simple, pero no fácil: Observa. No te resistas a pensar. Intentar no pensar en algo, es imposible. Nos vendieron en los 90 que se podía poner la mente en blanco, pero la mente no funciona así.

El Mindfulness propone justo lo contrario: Observa tu pensamiento, entiéndelo y déjalo ir, no te enganches a darle vueltas y céntrate de nuevo en tu respiración. Date cuenta de que existe, deja de observarlo como una hoja que se lleva el viento y sigue presente en lo que estés haciendo. Si la mente te distrae, céntrate en la respiración, siempre está ahí para anclarte en el ahora. Siente como el aire entra y sale de forma natural.

 

NO TE CENTRES SOLO EN MEDITAR, VIVE EL AHORA DIARIAMENTE

Algo que muchas personas no saben es que practicar Mindfulness no consiste tanto en meditar como en una práctica informal diaria. Eso significa que uses todos tus sentidos en cada cosa que hagas. Prueba cuando te vayas a la ducha: escucha el sonido del agua, siéntelo como recorre tu cuerpo, coge la Mousse Triple Acción de Sesshin (por ejemplo…) y siente como aprietas hasta que sale sobre tu mano, la notas templada y suave en tus mejillas… y huélela como si lo olieses por primera vez. Si de repente te ves pensando en la reunión que tendrás más tarde, date cuenta y vuelve a impregnarte del perfume de la Flor de la isla de Jeju y respira. No te culpes y vuelve a enfocarte. Se amable contigo misma.

Esa es la visión del Mindful Beauty: Mente de principiante para redescubrir tus sentidos y amarte tal y como eres ahora. Oler como si nunca hubieras tenido sentido del olfato, reírte y sentir los músculos que estás usando. ¿Cómo sientes de seca tu piel? ¿Qué textura tiene mi crema hidratante al aplicarla? ¿Se funde rápido en mi piel? Mi piel queda hidratada, nutrida. Observa sin emitir juicios…
Fíjate ahora en el envase: toca el estuche: ¿A que es suave? (se llama soft touch ), la madera del tapón biodegradable ¿De qué país vendrá?.
Mindful Beauty significa crear sensaciones reales, eliminar automatismos que no te dejan disfrutar del ahora, del presente, en definitiva… de tu vida y de ti misma.

 

BRILLA POR DENTRO Y POR FUERA

Con solo 15 minutos de Mindful Beauty al día, puede revertir tu edad biológica 7 años. ¿Necesitas más datos para convencerte? Pues ahí tienes: calma la mente y, por lo tanto, reduce el estrés. Actúa sobre el ADN y retrasa el envejecimiento, mejora la asimilación de nutrientes de los productos que te apliques en la piel y de los que comas. En definitiva, te hace más bella por fuera y, además, te sientes más bella y alegre por dentro. Ya sabemos todos que el mejor truco de belleza para tener la piel radiante es ser feliz.

MARINA AGUDO

LICENCIADA EN FARMACIA, EXPERTA EN COSMÉTICA Y MINDFULNESS MBSR

Sin comentarios

Leave a Reply

Categorías